El Binéfar salió desde el primer minuto con la única idea de la victoria, ante un Ebro que colocó una línea defensiva formada por cinco hombres. Las ocasiones de Del Moral y Toje en los primeros siete minutos mostraron que el primer gol sería sólo cuestión de tiempo. Así, a los 24, Adrián abrió el marcador y el Binéfar siguió llevando el peso del partido, ante un rival que le dejó toda la iniciativa. Cuando el primer tiempo tocaba a su fin, Ortiz amplió la ventaja local.

En la segunda parte, más de lo mismo. El Binéfar, de la mano de Sosa y Toje controló a placer, y Prtas y del Moral pusieron el peligro. El dominio, las ideas, el control y la posesión fueron en todo momento de los locales, ante un Ebro que no supo reaccionar tras el primer gol.