Si las estadísticas están para romperlas, que por lo menos, sigan intactas una semana más. La salud del CAI Zaragoza y Chus Mateo lo agradecerán en el alma. Los Barrios, el vetusto pabellón Soldado Samuel Aguilar es, históricamente, el mejor lugar donde ha podido ir a parar el quinto proyecto para salir a flote. En esa pista del campo de Gibraltar, el CAI sigue invicto, no conoce la derrota.

En la reducida cancha de Los Barrios, el primer CAI, el de la temporada 2002-03, obró una de las victorias de ese pírrico debut. Se ganó 76-82 en un día en el que se vio al mejor Fran Murcia (22 puntos) y a un destacado Charly Martínez (23 puntos). En la siguiente temporada, la de Granada, Julbe sembró un nuevo triunfo (77-87) gracias al acelerón de dio su equipo en el último cuarto (19-29) y la colaboración anotadora de Otis Hill (21 puntos) y Diego Ciorciari (otros 15 sin fallo).

Quintana también ganó en Los Barrios en la campaña 2004-05 (83-92) y lo hizo en un partido deslumbrante, de alto acierto y en el que hasta cinco jugadores (Brown, Reynolds, Roberto Núñez, Asier García y el superviviente Lescano) superaron la decena. Por último, y en una de las mejores demostraciones de la historia del CAI, Julbe repitió alegrías durante el partido del curso pasado. Se venció por un contundente 74-104 en la que fue la séptima victoria consecutiva gracias a una exhibición de tiro (64%) y de valoración conjunta (108).

Monclova y Rivero

Si algunos datos guiñan el ojo al CAI, otros le acribillan por la espalda. Pedro Rivero y Rafa Monclova, la pareja de bases de Montxo Fernández, han escrito sus apellidos en el extenso libro de la leyenda negra del CAI. Ambos han realizado varios partidos reconocibles en estos cuatro años y sus números acumulados, casi parejos, son notables en sus enfrentamientos ante las diferentes versiones del CAI. Monclova acumula 92 puntos (11,5 de media), 29/68 en tiros, 13/42 en triples y 71 de valoración en ocho encuentros (4 victorias) frente a los zaragozanos. Los datos de Pedro Rivero son casi idénticos: 87 puntos (10,8 de media), 29/69 en tiros, 15/46 de tres y 71 de valoración en ocho partidos (4 victorias).