--¿Una vez recuperado de su lesión espera entrar ya en la convocatoria para el partido frente a la Real Sociedad?

--Eso es algo que debe decidir el entrenador. Estoy bastante cansado de los días que llevo trabajando con el grupo, porque he estado algún tiempo fuera de los entrenamientos y siempre se pierde un poco de ritmo, pero si el entrenador quiere contar conmigo para el domingo estoy disponible.

--Llegó hace ya tres temporadas procedente de la Real, pero usted conoce perfectamente ese club. ¿Cómo está el ambiente con el equipo colista y con un solo punto sumado?

--El ambiente no es bueno después de haber sumado un solo punto de los 15 posibles. La situación no es buena y lo están acusando. Por eso el partido del domingo es vital para ellos. Nosotros tenemos una buena oportunidad para lograr la victoria, porque ellos están presionados y con la ansiedad de juego que te provoca estar abajo en la clasificación. Ahora hay que ver si nosotros somos capaces de aprovecharnos de eso.

--Pero eso, como se suele decir, siempre es un arma de doble filo.

--Eso lo tengo claro, porque ellos están heridos en su orgullo, como ya dije hace poco, y saldrán a por todas. Tampoco tienen otro remedio. En primer lugar querrán demostrarse así mismos que son capaces de salir adelante, porque yo les oído decir muchas veces que confían en la plantilla y en el equipo, y también intentarán dedicar un triunfo a la afición, que en estos momentos no está contenta.

--Da la impresión de que la Real es uno de los equipos que pueden verse obligados a luchar por la permanencia, pero quizás no debería estar ahora en el último puesto.

--Creo que tienen suficiente plantilla para estar un poco más arriba por lo menos, no en la situación que se encuentran ahora mismo. Lo que pasa es que cuando empiezas la Liga con malos resultados salir de abajo no suele ser fácil. Para eso necesitas encadenar una racha de dos o tres victorias y eso no es sencillo. Ahora ven todo cuesta arriba y por eso lograr el primer triunfo es complicado.

--¿Hay algún punto débil en la Real que cree que deban explotar especialmente el domingo?

--Sobre todo la ansiedad que puede tener un equipo que se encuentra en esa situación. Ellos van a jugar con muchos nervios y nosotros debemos tener paciencia, porque jugamos fuera de casa, y saber esperar unas oportunidades que seguro que van a llegar. Los jugadores de la Real va a salir muy presionados y con ansiedad.

--Usted llegó a jugar la Liga de Campeones con la Real Sociedad en la última temporada que estuvo allí. ¿Por qué ha bajado tanto el nivel del cuadro donostiarra?

--Desde aquella temporada que estuvimos rozando el título de Liga las siguientes han sido francamente malas. En muchos momentos con una sensaciones malas y estando sufriendo casi hasta el final por no bajar. La plantilla se ha ido renovando y hasta ahora no han encontrando un equipo con el que estar tranquilos en la Liga. La Real ha tenido problemas económicos y se ha visto obligada a echar mano de la cantera, pero meter muchos jóvenes de golpe no es fácil.