No nos entusiasma jugar en reducción al 11, pero poder abarcar hasta 13 partidos, lo que representa jugar solo uno a signo fijo, no deja de ser una ventaja importante, pues en los fijos es donde solemos tener más fallos. Por otro lado, jugar al 11 no quiere decir que solo sea ese el número de aciertos que se puede conseguir.

En el boleto base jugamos cuatro triples (3, 7, 11 y 14) y dos dobles, uno a X2 (5) y otro a 1X (10). Se cubren tres variantes, que deberán ser una X y dos 2. En el complemento se juegan cuatro triples (1, 2, 6 y 8) y tres dobles, uno a 1X (9) y dos a 12 (12 y 13). En estos siete partidos es donde está la reducción al 11.

Hay que copiar seis veces el boleto base y cubrir las casillas que quedan en blanco con las seis columnas que vienen a continuación.