Tuvo que ser allí, en Los Barrios, en un pabellón talismán, en el que el CAI ha ganado los cinco partidos que ha jugado en cinco temporadas diferentes, donde el último proyecto de ascenso del club encontró la luz al final del oscuro túnel de este arranque de temporada. Tras tres derrotas (Gandía, Tenerife y Aqua Mágica), el equipo de Chus Mateo logró la primera victoria en la LEB 2006-2007. Fue un triunfo que llegó en un momento muy necesario y que significa una alta dosis de aire y confianza para la plantilla. El CAI rompió el partido en el tercer cuarto, su rival se le acercó en el último, forzó una prórroga regalada con un triple increíble de Darius Lane, pero supo aguantar la presión y llevarse la victoria en el tiempo extra.

El partido fue un toma y daca constante durante el primer cuarto. Ese primer parcial dejó a Onyekwe fuera de combate hasta el descanso por dos faltas personales y un marcador de 19-18 a favor de Los Barrios. El equipo andaluz salió muy centrado en el segundo cuarto y dio el primer estirón del partido, fruto del cual llegó a adquirir una ventaja de ocho puntos (30-22, a 4.05 minutos para el final de la primera parte).

El CAI trabajó con seriedad, se sobrepuso a las dos faltas de Victoriano, de Faverani y a las tres de Sartorelli, a la pájara de ese tiempo y redujo la desventaja progresivamente hasta igualar el encuentro (39-37, al descanso).

GRAN VICTORIANO En el tercer cuarto, el conjunto aragonés cimentó la primera victoria de la temporada gracias a una intensidad defensiva enorme, que ahogó al rival andaluz y lo dejó sin ideas en ataque. Un parcial de 2-15 abrió una brecha muy importante (41-52, a 14 minutos para el final) que el CAI supo gestionar. La buena mano de Lucas Victoriano y la recuperación defensiva de Lescano fueron cruciales en ese tiempo.

El base argentino cuajó un gran encuentro, aunque no pudo evitar una prórroga regalada a Los Barrios. Con 80-82, Angulo sólo aprovechó uno de dos tiros libres (80-83) y Lane anotó un triple increíble. En la prórroga el CAI manejó bien los nervios y Lane falló el triple decisivo.