Víctor Fernández tenía tan claro cuál era su línea defensiva titular que Diogo entró en el once en el debut liguero en La Coruña tras solo cuatro entrenamientos con sus compañeros. El uruguayo, Sergio, Gaby Milito y Juanfran conforman la guardia titular de César, pero hasta el momento el portero ha visto demasiados cambios en esa zaga. Así, poco más de un tercio de los minutos de esta Liga ha podido formar el técnico zaragocista a su defensa ideal, oportunidad que tendrá de nuevo mañana frente a la Real Sociedad.

Y es que en Anoeta Víctor tendrá a su disposición a su defensa de gala, sin que lesiones y sanciones trastoquen sus planes, con Diogo y Juanfran en los laterales y Sergio y Milito para el eje. Una buena noticia, sin duda. Más, cuando la portería zaragocista ha sido perforada hasta en cinco veces en los dos últimos partidos --Villarreal (3) y Levante (2)--.

EN DOS CITAS El choque en Riazor supuso la puesta en escena de esa zaga, pero solo duró 70 minutos, hasta que Pérez Burrull le enseñó a Juanfran el camino de los vestuarios con una roja directa. El otro partido en el que el cuarteto formó en el once fue ante el Mallorca y se extendió a todo el choque con un buen balance: victoria y portería a cero (2-0).

Así, esta defensa solo ha tenido 160 de los 450 minutos --35´5% del tiempo-- jugados de Liga hasta el momento y el resto siempre ha vivido alguna alteración en su composición. Ante el Espanyol (3-0) en La Romareda, Cuartero ocupó, rayando a un gran nivel, la plaza del sancionado Juanfran en la izquierda, mientras que en Villarreal fue donde más incidencias sufrió la defensa.

En El Madrigal, Piqué suplió a Sergio, lesionado en una rodilla, en el once y el central catalán dio razones para creer en él como alternativa fiable, mientras que Diogo se retiró en el descanso al recaer en sus molestias en el tobillo derecho --su baja y el paso de Ponzio al lateral diestro supusieron un terremoto táctico que descolocó al equipo--. Por último, Gaby Milito vio la segunda amarilla al cometer penalti a falta de doce minutos. En la última cita liguera, frente al Levante, el central argentino estuvo sancionado y su puesto lo ocupó Piqué en la primera parte, aunque su pobre nivel --estaba bajo los efectos de una fuerte amigdalitis-- y la apuesta casi suicida de Víctor hicieron que el Zaragoza terminase jugando solo con tres defensas para igualar los dos goles de ventaja del conjunto granota.

Los movimientos en la defensa hasta el momento han impedido un acoplamiento mejor en la zaga y eso puede empezar a solucionarse desde mañana en Anoeta. Hasta el momento, el nivel de entendimiento entre Sergio y Milito en el eje es más que aceptable y ha sido reconocido hasta por el mismo entrenador, aunque en Riazor se vieron algunos desajustes importantes en este dúo, que después si rayó a buen nivel frente al Espanyol y el Mallorca, donde la portería zaragocista se quedó imbatida. En los dos últimos choques no han podido actuar juntos.

Mientras, el trabajo en los laterales debe ir a más. Diogo ha exhibido solo potencia física, pero tiene que mejorar en concentración defensiva y en colocación en el lateral derecho mientras que Juanfran todavía anda lejos de la versión que se espera de él, sobre todo a la hora de cerrar el paso en la zona izquierda.