Cacho, Antón, Eliseo Martín o Martín Fiz no tuvieron que salir de su localidad natal para triunfar. A los alcañizanos Alberto Sábado y Luis Florentín les gustaría seguir el mismo camino. Lejos de los centros de alto rendimiento de Madrid y Barcelona, los atletas turolenses ya se encuentran en los primeros puestos nacionales.

Florentín y Sábado son el ejemplo más claro del atletismo rural. Se entrenan en su localidad natal con escasos medios. Pero les mueve una afición a prueba de bomba. Ellos van a lo suyo, aunque algunos abuelos de Alcañiz los vean casi como unos freakis.

Luis Florentín es uno de los mejores de España en altura. Su forma de entrenarse es realmente curiosa. "No tengo los mejores medios para preparar esta prueba tan técnica. En el campo de fútbol hago saltos a la portería. Sólo marco el salto. El larguero tiene una altura de 2,45 y coincide con el récord del mundo de Javier Sotomayor", dice.

Alberto Sábado disputa una prueba de un nivel tan importante en España como los 800 lisos. El turolense del Carrefour de Lleida no ha explotado como atleta. La gente se queda a cuadros cuando lo ve correr diez de los doce meses del año a tope por los caminos de Alcañiz. "Echo en falta un grupo de entrenamiento que me llevara a superarme". Una vez a la semana va a entrenarse a Zaragoza con el grupo del técnico Carlos París: "Llevo cinco años haciendo atletismo a cierto nivel y no viene gente joven que empuje".

Sábado es muy buen amigo de Florentín. Le define como un "autodidacta. Estar tanto tiempo sin entrenarse en buenas condiciones técnicas y seguir mejorando años tras año tiene mucho mérito", dice.

Florentín es un admirador de la casta de Alberto Sábado. "Tiene un tremendo tesón. La garra que echa en los últimos metros es increible". Entrenarse siempre en soledad le ha ayudado a destacar sobre el tartán. Eso le pasa por su "espíritu que se forja cada día al prepararse en solitario", dice Florentín.

El trabajo

Sábado realiza un trabajo en jornada continua de siete a dos y media y, pese a todo, mejora año a año. "Trabajo en el ayuntamiento de mantenimiento eléctrico. El noventa por ciento de la gente con la que compito tiene una dedicación exclusiva al atletismo". Al mediofondista le cuesta levantarse todos los días tan pronto. "No puedo asimilar el entrenamiento del día anterior".

Hasta el curso pasado, Florentín trabajaba como profesor de educación física en Sástago. "Este año estoy en Utrillas. Hay 85 kilómetros hasta Alcañiz y he decidido vivir allí". Las instalaciones del pueblo minero son bastante mediocres. "El pabellón está saturado. El bádminton tiene mucha tradición en Utrillas. También se practica aeróbic y fútbol sala", apunta el saltador.

Sábado recuerda que cuando comenzaron a hacer atletismo estaban practicamente solos en Alcañiz. "Comenzamos juntos en el Colegio Público Emilio Díaz y llegamos a ser campeones provinciales alevines. Nuestro maestro era José Miguel Villanueva". Florentín dio sus primeros pasos en la difícil modalidad de la altura de una forma curiosa. "Un día probé a saltar longitud con Villanueva en el campo de fútbol. Hice 3,60 y me dijo que ese fin de semana tenía que competir".

Tras jugar al baloncesto varios años, conoció la altura al irse a estudiar a Zaragoza. "Me di cuenta que se me daba bien, mejoré mis marcas rápido y el año siguiente fui al Nacional promesa". Cuando se fue a Huesca en el 2001 para estudiar INEF, comenzó a entrenarse por su cuenta. "Desde entonces he seguido a mi marcha", afirma Florentín.

Sabado no acaba de realizar la marca que piensa que se merece en los 800. "A veces me desanimo", dice. Ha pensado en arriesgarse un año y dedicarse de lleno al mediofondo. "Ahora hago 1.50.86, pero si bajara dos segundos me pondría plantear una año trabajar la mitad o pedir una excedencia y a ver lo que pasa. Estoy acostumbrado a trabajar, tengo mis gastos y vivo con mis padres. Somos una familia modesta y mi conciencia no me dejaría estar un año al viva la Virgen", explica Sábado.

Nuevas pistas

Alcañiz lleva reivindicando hace mucho tiempo unas pistas de atletismo de tartán. Por fin se van a construir. "Hasta ahora solo estaban en la provincia las de Teruel. Parece mentira que en una ciudad tan grande como Alcañiz no se movilizara para tenerlas".

La asignatura pendiente de Sábado es correr los 800 del Nacional al aire libre. "Este año en casa me tiraba de los pelos viéndolo por televisión. Hubo siete participantes a los que gané con regularidad en el curso", dice.

Florentín tiene varias asignaturas pendientes. "Primero el récord de Aragón. Tengo 2,15 y la plusmarca de Marqueta es de 2,16". El segundo reto es ser medallista en un Nacional absoluto. No cree que rinda menos bajo presión. "No tengo tan automatizado el gesto técnico como otros rivales y eso se nota en la alta competición". Pero Luis se podría morir tranquilo si un día fuera internacional.