Víctor no quiere esperar más para que su equipo presente las credenciales en la Liga tras un dubitativo inicio de curso. Tiene que ser en Anoeta y así lo dejó claro el entrenador, que espera sumar seis puntos entre esta tarde y la cita en casa frente al Betis para coger el tren europeo de la Liga: "Estoy de acuerdo en que es el momento de empezar a abrir brecha. Ganar a la Real nos reforzaría moralmente y nos permitiría engancharnos a los equipos que van a luchar por estar en las primeras plazas. Le doy un gran valor a este partido y al del Betis. Son dos encuentros que nos van a situar bastante en la tabla, pese a que sólo es la jornada sexta", sentenció el entrenador, para después admitir que los equipos no clarifican realmente sus objetivos hasta mediado el torneo liguero, pero "lo que ganas ahora ya lo tienes".

CONVICCIÓN ABSOLUTA Y la convicción de Víctor de lograr el triunfo y estrenar el casillero de puntos lejos de La Romareda es absoluta, aunque también exhibió la misma el entrenador de la Real Sociedad, José Mari Bakero, sobre la victoria del conjunto donostiarra: "Yo también pienso que les vamos a ganar si hacemos bien las cosas. Sabemos cómo superarles y tenemos armas para hacerlo. Los entrenadores antes de empezar, en la pizarra, nunca nos equivocamos, pero el Zaragoza tiene recursos técnicos y tácticos para ganarles y ambición y voluntad para lograrlo, aunque entiendo que ellos piensen lo mismo", reseñó.

Para el preparador del conjunto zaragocista el triunfo en Anoeta daría algún valor al punto que se salvó en la jornada anterior en La Romareda frente al Levante después de que el partido estuviera perdido en el descanso. Pero para lograrlo es imprescindible que el Zaragoza gane en consistencia. "Es muy importante que hagamos un partido completo, no decaer en el juego y realizar un buen balance defensa-ataque. Hasta ahora, llevamos dos goles en cada choque y necesitamos seguir con esa tendencia ofensiva, pero protegiendo y salvaguardando más nuestra portería", afirmó Víctor, que confía en el trabajo defensivo de su equipo, pese a que en los dos partidos como visitante, ambos saldados con derrota en Riazor (3-2) y El Madrigal (3-2), ha recibido seis goles, porque esas dos decepciones "no llegaron como consecuencia de habernos desnudado en defensa, sino de detalles puntuales".

No se fía Víctor de la condición de farolillo rojo de la Real Sociedad, a la que le pueden pesar los nervios por su delicada posición. "Esa situación es un arma de doble filo que les puede condicionar y maniatar a nivel psicológico, porque arrastran unas connotaciones de la temporada anterior, con muchas dificultades para la permanencia. Todo eso les puede bloquear, pero también puede ser un estímulo para que la entrega sea superior a la habitual y para que estén más concentrados", avisó.

UN ENEMIGO SIN ATREVIMIENTO Ese aviso adquirió mayor consistencia a la hora de hablar de la Real Sociedad, que es "un equipo con un muy buen trabajo de distancia entre líneas, que hace bien las transiciones defensivas, que tiene muy buena voluntad para juntarse, pero que le falta soltarse mucho más en ataque, tener algo más atrevimiento". Ese defecto lo achacó Víctor a la irregular presencia que han tenido los futbolistas de mayor calidad de la plantilla y él señaló sobre todo a tres: Fabio Felicio, Xabi Prieto y Skoubo. Los dos primeros serán titulares hoy en las bandas y el ariete guardará plaza en el banquillo.

"Ellos como locales están mucho más obligados a buscar el triunfo y van a tener el apoyo del público. A priori, parece que será un partido con muchos tantos, porque la Real recibe bastantes goles y nuestra fuerza ofensiva está ahí, aunque después igual sale un encuentro cerrado y muy riguroso en lo táctico", explicó Víctor, al que ni las urgencias de un rival que saldrá obligado a ganar le hacen renunciar a su mensaje de que tiene que ser el Zaragoza el que lleve la iniciativa del juego, independientemente del enemigo: "El partido va a pasar por nosotros. Es importante que marquemos las pautas del juego y quiero seguir viendo un Zaragoza ambicioso porque así estaremos mucho más cerca de ganar", concluyó.