Dani Amatriain, manager de Jorge Lorenzo, se mostró tan sincero como siempre, aunque esta vez denotaba cierta inquietud por el hecho de que su pupilo no hubiese sabido gestionar positivamente toda la presión que generó la posibilidad de ganar el título."No voy a engañarles: en Valencia, no me gustaría estar en la piel de Jorge, tendrá una gran responsabilidad".