James Blake ganó la final de Estocolmo al finlandés Nieminen por 6-4 y 6-2.