Unos desaprensivos saltaron la pequeña valla que rodea los campos de Torrerramona en la noche del sábado para realizar el típico botellón, creando varios desperfectos en las instalaciones municipales que regenta el Juventud. Los dirigentes de este club esperan que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto.