Paso atrás del Valencia en la clasificación, tras sumar su primera derrota de la temporada a manos de un Celta que recuperó el gusto por el buen juego y las oportunidades, aunque su falta de puntería y los errores en defensa, sus mayores lastres esta temporada, le complicaron más de la cuenta una victoria balsámica para los gallegos. La nota la puso Cañizares con su cantada en el tercer gol celtiña, cuando un disparo de Canobbio sin aparente peligro desde fuera del área se le coló al internacinal entre las piernas.

Innumerables fueron las oportunidades de gol de las que dispusieron los celestes desde los primeros compases del encuentro, empezando en el minuto tres con un disparo al poste de Oubiña. La nota negativa en la primera parte la puso Vicente, que se volvió a lesionar en su maldito tobillo izquierdo tras una entrada de Iriney. Morientes le sustituyó.

Dominaba claramente el Celta, pero fueron los visitantes los que se adelantaron con gol de cabeza de David Navarro en una falta botada por Villa, en el minuto 40. Sin embargo, poco le duraría la alegría al Valencia, ya que antes del descanso ya había empatado Fernando Baiano, y a los 10 minutos de la reanudación ya ganaba el Celta por 3-1 merced a los goles de Iriney, a lo Deco, y de Canobbio, con la ayuda de Cañete.

Quique reaccionó rápido y puso toda la carne en el asador con la entrada de Gavilán y Joaquín. Morientes acortó distancias con casi media hora por delante, en la que el Valencia lo intentó y pudo empatar con varias ocasiones, sobre todo una del Moro con la zurda que se marchó alta.