Fenomenal encuentro del Balsas Picarral en su segundo partido consecutivo en casa, venciendo al Antiguko por la mínima, resultado corto tras lo observado sobre el césped.

La semana pasada, ante el Berceo, la imagen del equipo no fue la mejor, faltándole actitud y estando poco creativo en ataque. Sin embargo, en esta jornada, los chicos de Toño Blasco demostraron que fue algo pasajero, un mal día, volviendo en la mañana de ayer a la senda del triunfo, con un buen juego, con garra y concentración durante los noventa minutos de juego.

El mejor jugador local fue sin duda Viela, que realizó dos jugadas fantásticas. En una de ellas marcó tras internarse por la banda derecha regateando a varios contrincantes y lanzando un disparo cruzado al palo largo, ante el que nada pudo hacer el guardameta vasco, un auténtico golazo a seis minutos del descanso. La otra fue de corte similar, realizando un ´slalom´ entre varios oponentes, pero esta vez no pudo superar a San Sebastián.

El conjunto local dispuso de numerosísimas oportunidades de haber obtenido un marcador más amplio, sin embargo faltó precisión en los últimos metros. El cancerbero local, a pesar del buen juego de su equipo, también tuvo que intervenir en dos acciones puntuales, de gran peligro, las cual solventó con gran firmeza y seguridad.

El Antiguoko es un buen equipo y es posible que en la presente campaña no termine cerca de los puestos de descenso. Ayer el equipo local fue superior y sigue con su buen inicio liguero. El Balsas ha jugado siete partidos, de los cuales ha vencido en cuatro, empatado en otro y únicamente ha sufrido dos derrotas. Un balance realmente esperanzador para un conjunto que la temporada pasada sufrió muchísimo para mantener la categoría. Este año se ha formado un gran bloque capaz de competir con los mejores.