Javier García Sánchez-Rubio, de 23 años de edad, es el guardameta titular de Los Molinos. Estudia segundo de Empresariales y comenzó a jugar en el colegio Teresiano del Pilar, donde estuvo ocho años: "Los cuatro primeros como jugador de campo, y el resto ya como portero". De ahí pasó al fútbol once, jugando en un equipo que se llamó Hispano hasta su primer año de juvenil, fichando luego por su actual club: "Llevo aquí los dos últimos años de juvenil y cuatro más en el equipo regional".

Con su equipo, todo han sido triunfos desde que se incorporó al equipo regional: "Empezamos en Segunda Regional, y en tres temporadas nos plantamos en Regional Preferente, logrando la permanencia la pasada campaña". Javier está muy a gusto en su club: "Apostaron por mí, siempre me han tratado muy bien y hay que destacar el gran compañerismo que existe. Ésto supone una motivación extra".

No es de los porteros a los que les gusta el lucimiento personal: "Soy bastante frío y tranquilo. Intento transmitir seguridad y tranquilidad a mis compañeros". Sin embargo, nos comenta que tiene que mejorar en un aspecto: "Sobre todo en el juego con los pies. En el fútbol actual es fundamental para un portero golpear bien el balón".

Los comienzos de su equipo no han sido muy buenos en la actual temporada, aunque no parece preocupado por ello: "Tenemos que sufrir muchísimo más y pelear, pero saldremos adelante. La temporada pasada comenzamos igual y nos mantuvimos sin problemas". Ve cambios significativos del Grupo II, donde militan ahora, al Grupo I donde estuvieron la pasada campaña: "Creo que en el primero hay más técnica, los equipos son más compensados y en este grupo hay mucho físico, destaca más el caracter y la actitud de los equipos que su calidad técnica".

En cuanto a sus aspiraciones como jugador, no se vuelve loco y tiene los pies muy asentados en el suelo: "No he pensado mucho hasta donde puedo llegar, pero si que quiero mejorar mi rendimiento personal, esforzándome y entrenando cada vez mejor. Mi historia y la del club es muy parecida y año a año se lucha para mejorar y dar un pasito adelante. Me gustaría jugar más arriba, aunque siempre poniendo por delante mi vida personal y mi carrera".