La apuesta fue clara desde el principio y, de momento, parece segura. Víctor Fernández quiso construir su nuevo Zaragoza sobre hombres de calidad y con una clara vocación ofensiva y, aunque ha tenido que variar de nombres arriba por lesiones de Diego y Ewerthon, el resultado no cambia. El equipo tiene un seguro de gol y ha arrancado la Liga con unas cifras envidiables que destacan en el conjunto de Primera División. Es el segundo máximo goleador de la categoría con 14 dianas, solo superado por el Barcelona (16), lo que supone una media superior a los dos tantos por partido. Pero esa media no es un dato aritmético, sino un fiel reflejo de la realidad.

El Zaragoza ha marcado un mínimo de dos goles en todos sus encuentros ligueros, un dato del que puede presumir en exclusiva porque, aunque es, junto a Bar§a, Sevilla y Valencia, el único que ha perforado la meta rival en los seis partidos disputados, esta terna de equipos se ha quedado con un único tanto en su marcador en, al menos, una jornada. Estas cifras no son nada habituales en el equipo aragonés. La última vez que arrancó con ese ímpetu goleador en las seis primeras semanas fue en la campaña 97-98, pero los once goles anotados solo le permitieron sumar siete puntos porque empató cuatro choques.

Los seguidores zaragocistas son de los más afortunados de Primera, ya que han podido cantar siete goles de su equipo, algo que solo mejora para los del Sevilla y el Valencia, que han disfrutado de ocho. El conjunto aragonés se ha convertido también en uno de los más temibles a domicilio con otros siete tantos, cifra que únicamente supera el Bar§a (9). El Zaragoza se parece al líder en una cosa. Como tiene aprobada la asignatura del gol pero le queda bastante por mejorar en tareas defensivas, necesita marcar tres goles para ganar, especialmente fuera de casa (como toda norma, tiene su excepción: el 2-0 al Mallorca). El Barcelona no lo necesita, pero en todas sus victorias ha logrado tres tantos.

El déficit

Sin embargo, los 14 goles anotados no brillan con toda la intensidad que deberían tener. Hay conjuntos que, con menos derroche ofensivo, han logrado más. Como el Deportivo, que acumula ocho dianas --solo una lejos de Riazor-- y suma un punto más que el Zaragoza. O el Getafe, que ha hecho malabares con cuatro tantos para sumar diez puntos, los mismos que el Zaragoza. Lo que frena al conjunto aragonés es la cantidad de goles recibidos. Con nueve tantos, es el más goleado de los doce primeros de la tabla. La cifra es especialmente sangrante lejos de La Romareda. El Zaragoza se ha traído de recuerdo de sus viajes un total de siete tantos, los mismos que su próximo rival, el Betis, que todavía no ha puntuado lejos de casa.