Sobre el papel, el Steaua de Bucarest sabe que la mejor manera de bloquear al Madrid es atar corto a Guti. Lo hicieron de distintas maneras el Atlético y el Getafe y el equipo blanco ya se ha descolgado de la cabeza de la Liga. Ahora corre peligro también de perder un terreno irrecuperable en la Liga de Campeones. De ello es consciente Capello, que tras varias semanas de mirar hacia otro lado no ha tenido más remedio que saltar y airear su decepción. Ayer probó con Javi García y Robinho y puede dejar fuera a Emerson.

"El equipo que hemos visto en Getafe no puede ser el Madrid. Mi equipo siempre ha luchado y ha sabido sufrir. Por eso nos hemos reunido", dijo ayer en Bucarest el técnico italiano, que exige una reacción inmediata para despejar algo el camino hacia el segundo puesto del grupo, dado que el primero parece adjudicado ya al Olympique de Lyón, que cuenta sus partidos en esta edición por goleadas: 3-0 al Madrid y 0-3 al Steaua.

LUCHA POR OCTAVOS La victoria rumana a domicilio sobre el Dinamo de Kiev en la primera jornada (1-4) metió de lleno al Steaua en la lucha por la clasificación para la siguiente fase, por lo que el doble enfrentamiento con el Madrid se antoja clave para sacar billete hacia los octavos de final.

Fabio Capello no negó que en estos momentos el partido de esta noche es más trascendente que el del Barcelona el domingo que viene. "Seguro que sí. No es que el encuentro ante el Bar§a no sea importante, pero en la Liga quedarán después muchos más partidos. En la Champions no tantos", confirmó el entrenador del Real Madrid, esperanzado en que su equipo ofrezca mejores prestaciones hoy: "Estoy tranquilo. Seguiremos trabajando. Somos el Madrid y vamos a jugar como el Madrid, convencidos de que queremos ganar".

Cosmin Olariou estuvo en el coliseo Alfonso Pérez el sábado pasado y también tomó nota de la pésima actuación madridista. Maneja también informes de su compatriota Gica Craioveanu, en los que el exjugador del Getafe incide en la relevancia de anular a Guti y tapar las salidas de Diarra con la finalidad de aislar a los delanteros blancos.

Para el técnico rumano "es poco probable que el Madrid se parezca al del otro día", pero cree tener los elementos suficientes, empezando por el delantero Dica, para imponerse en un choque que ha despertado un interés enorme en la capital rumana. Tanto, que en la prensa se habla de él como el evento deportivo más importante de los últimos 20 años en la ciudad.