Chus Mateo lanzó un grito de auxilio en mitad del desierto de las derrotas. Una semana más tarde, ya no está tan solo. El sos no se lo tragó el silencio y varios han sido los jugadores que han acudido al rescate con un rendimiento creciente. Las revitalizantes victorias ante Los Barrios (93-95) y la última frente al Tarragona (76-71) han venido acompañadas de la reacción de hombres claves, ausentes en las tres primeras jornadas de desastre, más que por la consecuencia de un juego lúcido del colectivo. El análisis estadístico es claro y refleja el despertar sobresaliente de Heshimu Evans y Lucas Victoriano y el menor de otras piezas como Ugonna Onyekwe o Alberto Corbacho.

Enfocando la mirada en la faceta estadística y revisando las valoraciones realizadas por cada miembro del CAI Zaragoza en sus minutos sobre la pista, el impulso de Evans y Victoriano es de triple mortal con doble tirabuzón. Mu ha promediado en estas dos victorias 24 puntos de valoración (8,3 en las derrotas) y Victoriano ha pasado de 6 en la marcha negativa a 19,5 con el viento a favor. En la división por tiempo jugado, Evans promedia ahora un considerable 0,68 (antes 0,32) y el base argentino ha pasado de un criticado 0,24 a un meritorio 0,61. Esta alzada de cifras se debe al mayor protagonismo ofensivo que han acaparado ambos: el alero anotó de media 18 puntos más siete rebotes frente a Los Barrios y Tarragona (12,3 puntos y 5,3 rebotes en las tres primeras jornadas) y el de Tucumán acumula 14 puntos en los últimos dos duelos por 6 de su inicio menos brillante.

El caso del ´Bicho´

Aunque sean ellos los que han virado su rendimiento con más fuerza, no son los únicos que se han levantado frente a la adversidad. El triplista Alberto Corbacho (de 0,12 a 0,61 de valoración por minuto), el Bicho Lescano (de 0,21 a 0,31) y Ugonna Onyekwe (de 0,34 a 0,39) han incrementado su baremo estadístico con la llegada de las victorias, aunque en el caso del argentino y del nigeriano, su rol en el CAI les obliga a una progresión mayor. El caso de Lescano es quizá más llamativo, ya que el escolta ha tirado en esta último semana menos (casi dos lanzamientos menos por partido), mantiene unos porcentajes ínfimos (28%), pero registra un repunte en rebotes (6,5) y asistencias (3,5) en la racha.

Ejemplo aparte es el del brasileño Vitor Faverani, al que Chus Mateo está administrando a cuenta gotas sobre la pista para protegerle de las elevadas expectativas que ha creado a pesar de su juventud. El pívot mantiene una línea notable (sobre el 0,5 de valoración por minuto), aunque su aportación se ve reducida por los pocos minutos que juega fuera del Príncipe Felipe. No obstante, en estas dos victorias ha pegado un ligero estirón en puntos (de 6,3 a 8) y en rebotes (de 4,6 a 6,5 con 3 ofensivos), gracias sobre todo a sus estadísticas frente al Tarragona.

A un nivel inferior y secundario permanecen Sartorelli e Iván García, mientras que Jo Jo y Angulo han experimentado un retroceso en estos dos éxitos. El chipriota, que realizó un excelente encuentro en Palma, ha rebajado su aportación estadística (de 0,61 a 0,15 en valoración/minuto), al igual que le ha ocurrido al escolta aragonés (de 0,36 a 0,19), aunque este está arrastrando dolencias en el codo. El suministro individual crece y se nota en resultados, aunque el juego colectivo sigue siendo deficitario y la tarea a corregir.