El doblete logrado el pasado domingo contra la Real Sociedad (3-1), en el estadio de Anoeta, ha convertido a Diego Milito en el mejor artillero de la Liga española en el comienzo de la actual temporada. El delantero del Real Zaragoza encabeza el trofeo Pichichi junto con el malinense Frederic Kanouté (Sevilla), con cinco tantos cada uno, pero Diego ha marcado esos goles en 370 minutos y el atacante sevillista lo ha hecho en 523 minutos. Por detrás de ellos se encuentran en estos momentos Samuel Etoo (FC Barcelona), que permanecerá alrededor de cinco meses de baja por una rotura del menisco externo en una rodilla, con 4 tantos en 349 minutos; y los valencianistas, además de exzaragocistas, David Villa y Fernando Morientes, con los mismos goles, pero en 487 y 307 minutos, respectivamente.

Diego Milito lleva un promedio de un gol cada 74 minutos. Este registro es peor que el del sevillista Kepa, que lleva tres tantos en 214 minutos, lo que supone que ha hecho una diana cada 71.3 minutos, pero este último sólo vio puerta en el primer partido de Liga disputado contra el Levante, donde el Sevilla se impuso por 4-0 y él consiguió un hat-trick, y desde entonces no ha vuelto a conseguir ningún tanto. En cambio, el ariete zaragocista ha marcado siempre que ha jugado a excepción del partido celebrado en el estadio de La Romareda contra el Mallorca (2-0), que tuvo que retirarse lesionado en el minuto 12, y ante la Real Sociedad lo hizo por partida doble. Diego sufrió una contractura muscular en ese choque ante el equipo balear y por este motivo se perdió el siguiente compromiso liguero en campo del Villarreal (3-2).

LA CONFIRMACIÓN El Príncipe, como le apodan en Argentina por su parecido físico con el uruguayo Enzo Francescoli, ya retirado del fútbol, que es además uno de sus ídolos, no estuvo acertado en la pretemporada. En este periodo no pudo marcar ningún tanto en los partidos amistosos de preparación y además sufrió una lesión que le obligó a permanecer un tiempo parado, pero su inicio de campeonato ha sido fulgurante y demoledor.

Ha sido como la confirmación de lo que había realizado la pasada campaña, primera con el conjunto zaragocista, donde Diego Milito anotó 15 goles en la Liga en 36 partidos y 6 más en nueve encuentros en la Copa del Rey. De esos cuatro fueron en el encuentro de ida de semifinales disputado contra el Real Madrid (6-1) en el estadio de La Romareda. Durante el curso pasado formó una de las mejores parejas atacantes del campeonato español junto al brasileño Ewerthon.

UN ÚNICO ´PICHICHI´ Diego Milito ya demostró sus dotes goleadoras durante su estancia en el Racing de Avellaneda, con el que en la temporada 2002-2003 consiguió 14 goles en 35 partidos como mejor registro, pero donde verdaderamente se ha destapado como goleador ha sido en Europa. A mitad de la campaña 2003-2004, cuando llevaba 8 tantos en 18 encuentros en Argentina, fue fichado por el Genoa italiano, que milita en Segunda División, y en ese periodo hizo 12 dianas en 20 partidos. Al siguiente curso marcó 21 tantos en 39 choques. El Zaragoza se aprovechó entonces del descenso burocrático a Tercera División del club genovés, que había logrado plaza para subir al Calcio, por haber amañado un partido para hacerse con la cesión del delantero argentino durante dos temporadas y reservarse una opción de compra al finalizar esta campaña.

Hasta el momento, el Real Zaragoza sólo ha tenido un Pichichi de Primera División en toda su historia. Sucedió en la campaña 1961-1962 y lo consiguió el peruano Juan Seminario, que marcó 25 goles en 30 partidos. Curiosamente, el último Pichichi zaragocista en la Liga fue el defensa Álvaro Maior, ahora en el Levante, que logró dos goles en la primera jornada del de la temporada 2004-2005 ante el Getafe (3-1), pero a la siguiente lo adelantaron Maxi Rodríguez y Etoo.