Empecemos por aclararles que 14.490 euros son 2.410.933 pesetas. Muchos quinielistas modestos han pensado muchas veces que ellos, con ese dinero, el 14 no se les escaparía nunca. Vamos a demostrarles, en primer lugar, que con esa desorbitada cantidad solo podemos jugar 10 triples y aún con un condicionado relativamente bueno. Diez triples en directo al 14 sin condiciones costaría 29.524 euros, más del doble de lo que cuesta con el condicionado.

En los 10 triples del boleto base (1, 2, 3, 4, 5, 7, 10, 12, 13 y 14) se cubren cinco, seis y siete variantes que deberán repartirse con dos, tres, cuatro y cinco X y dos, tres, cuatro y cinco 2. Los cuatro partidos restantes (6, 8, 9 y 11) son los que se juegan al 1 fijo, que es donde se suelen cometer fallos.

El auténtico valor de esta combinación está en que se juegan 28.980 apuestas en un solo boleto. Lo mismo que te hace el ordenador, aunque este aún puede añadir otros condicionados. Queremos demostrar que en las quinielas, como en la mayoría de juegos, lo que te ahorras en dinero lo pierdes en posibilidades, y que al final siempre es la suerte la que decide.