La competición del año fue el Campeonato de España al aire libre en las pistas del Centro Aragonés del Deporte. Fue el mejor Nacional de la última década del atletismo español. Una gran organización de la Federación Española y de la Aragonesa fue coronada por el récord de España de Jackson Quiñonez en 110 vallas (13.34) y los sensacionales 10.24 de Ángel David Rodríguez en el hectómetro.

El Gobierno de Aragón siguió impulsando el atletismo y fue el gran mecenas del Gran Premio de Aragón de pista, que contó con el viento como habitual compañero de fatigas y el GP De Aragón de cross, que aspira a ser uno de los mejores del calendario nacional. La localidad de Monzón se llevó un nuevo sobresaliente con la organización del Campeonato de Europa de pruebas combinadas de Segunda Categoría. En el lado negativo, desaparece el Cross Ciudad de Zaragoza disputado en El Olivar. Si el Gobierno de Aragón apoya al atletismo de élite y de base con sus Juegos Escolares, el Ayuntamiento de Zaragoza continúa con su larga lista de carreras de asfalto.

El atletismo de pista sigue perdiendo adeptos. En la época de internet y de los deportes de aventura, a pocos niños les engancha hacer triple salto, lanzar jabalina, correr un 3.000 o saltar vallas. Es deprimente ver tan poca participación en las pruebas escolares y federadas de pista al aire libre. Sin embargo, las carreras populares tienen cada vez más fieles. Y el cross y la pista cubierta sigue teniendo su gancho.

Ente invisible

Muchos atletas tienen la sensación que la Federación Aragonesa en un ente invisible y que la máquina del atletismo aragonés podría seguir funcionando sin la territorial y con el trabajo de clubs, atletas, entrenadores y organizadores. Tras dos años largos en la presidencia de la federación, Luis María Garriga ha hechos buenos a sus antecesores.

Por diferentes motivos, el borjano ha dejado hacer a Eduardo Ruiz, que es uno de sus vicepresidentes. Garriga ha sido, hasta el momento, un presidente de salón y su figura se ha difuminado. Ruiz ha tirado con fuerza del carro federativo. Gerente de las pistas del Actur, instalaciones del Gobierno de Aragón, ha defendido su bondad como no podría ser de otra manera. La entidad de Garriga y Ruiz da la sensación que es una correa de transmisión del Gobierno de Aragón y se ha creado varios frentes en contra. El más serio es con el Ayuntamiento de Zaragoza, con quien las relaciones son gélidas.

El calendario ha sido, en ocasiones, caótico y la territorial desprestigió el Regional absoluto, la prueba más importante del año, desdoblándolo en dos jornadas, una para hombres y otra para mujeres. La federación debe pensar que la pista no es tan sólo Zaragoza. No se ha contado con las pistas de Teruel, Huesca, Monzón y Sabiñánigo para hacer algún Regional. Todo ha girado alrededor de las pistas del CAD.