--Afrontan la visita a La Romareda en puesto de descenso.--Para nosotros es un partido importante, no cabe duda. Tenemos que ganar por la situación que ocupamos y por hacer realidad nuestro juego para lograr sumar en cualquier campo, aunque sea tan difícil como La Romareda.

--Le está costando arrancar al Betis, pese a tener un buen plantel.--Nos falta acierto y leer los partidos mejor para saber en cada momento qué debemos hacer. Eso al final se traduce en puntos y de ahí que no estemos donde queremos.

--También pudo influir los cambios que tuvo el equipo al final del verano. Se marcharon Joaquín y Oliveira y llegaron Odonkor, Sobis, Vogel y Wagner.--Y todo sucedió entre la primera y la segunda jornada, con la Liga ya iniciada. Eso supone un hándicap importante a la hora de de acoplar el equipo y, además, hemos tenido mala suerte con la lesiones, ya que futbolistas como Assun§ao, Arzu y Rivas han estado de baja y no he podido contar aún con ellos. Todo eso lo hemos acusado.

--Fuera de casa, por ejemplo, no han puntuado. Imagino que esperará ya una reacción.--Por supuesto. Y me baso en lo que el equipo ofrece. Siempre hemos perdido de forma muy ajustada, por bajones en momentos muy concretos y pequeños detalles. Por eso estoy confiado en que iremos a más y con mejores resultados.

--¿Qué le parece el Zaragoza?--Ha cambiando mucho, con un nuevo técnico y varios futbolistas. Está tratando de imponer un estilo nuevo y creo que lo va logrando porque la clasificación ahí está. Es un equipo fuerte que viene de ganar en San Sebastián, un triunfo que le ha venido bien porque se siente respaldado anímicamente y motivado.

--Aimar, D´Alessandro, Zapater...--Me preocupa el Zaragoza en sí, los buenos jugadores que tiene, sobre todo en ataque. Aimar y D´Alessandro tienen mucha calidad y Diego Milito y Ewerthon están viendo puerta con facilidad. Debemos estar muy atentos a ellos y al resto.

--Antes hablaba de otro estilo de juego en el rival. ¿Qué le parece?--Es una apuesta por un fútbol de toque y Aimar o D´Alessandro son jugadores así, de toque, y eso te impone un poco el estilo del equipo. Un sistema ha de adaptarse a los futbolistas que se tiene y Víctor lo hace.

--¿Cree que Betis y Zaragoza son rivales directos?--El tiempo lo dirá. Ambos tenemos equipos para estar arriba, en zonas cómodas y tratando de luchar por entrar en Europa, por historial y por posibilidades. Pero ésta es una Liga muy competida, con muy buenos bloques por arriba, como el Zaragoza y como creo que al final también lo será el Betis. De todas formas, hablar de eso ahora es prematuro, hasta que no pase el ecuador del campeonato no se verá con claridad.

--¿Cómo afronta usted esta etapa?--Con naturalidad. Es un reto nuevo diferente y motivante. Volver a trabajar en la élite no es fácil cuando se llevan tantos años, y yo ya llevo 18. Creo que no lo pueden decir muchos. La temporada pasada me vino muy bien, me la tomé sabática para descansar y desconectar y ahora me centro en mi trabajo, que siempre es leal a mis principios y a la experiencia de los años que llevo en esto.

--Sestao, Logroñés, Oviedo, Athletic, Racing, Real, Celta y Depor. El Betis es su primera apuesta diferente, en un equipo del Sur.--No hay ninguna aventura igual a otra. Eso sí, nunca había estado en una ciudad con dos equipos de Primera, además de un potencial económico y social tan igualado. Además, la mentalidad en Sevilla también es diferente.

--En el Deportivo estuvo siete temporadas. ¿Se imagina estar tanto tiempo en el Betis?--No lo sé. Fácil seguro que no será.

--De momento, el pasado domingo ya escuchó silbidos de la grada.--Pero es normal cuando no se gana. Hay reacciones así y las asumo y acepto, forman parte del futbol. Lo que espero es poder cambiar pronto los pitos por aplausos.