Desde que el Foticos, ahora Mainfer, y el Racing Delicias coincidieron en División de Honor de fútbol sala femenino en la campaña 2003-04, no se había podido reeditar ningún derbi aragonés en Primera, una rareza que el Peñas y el CAI llevaron a su máximo apogeo en la ACB. Ahora el Fábregas y otro CAI, el de Teruel, quieren recuperar la tradición y hacer de este cruce regional un clásico en la Superliga. Mañana, lo que se vivirá en Salduba (18.00 horas, Antena Aragón) será una fiesta desconocida hasta ahora para el voleibol aragonés. "En Teruel se está hablando durante toda esta semana de este partido. Eso es bueno para el voleibol en Aragón", afirmó ayer Miltcho Milanov, técnico del CAI.

Él y Paco Díaz hacen de bomberos y apagan la trascendencia que rodea a todo buen derbi. De puertas afuera dicen que es un partido más, aunque el pique deportivo es evidente, sobre todo después de que los turolenses les arrebataran a los zaragozanos la plaza de ascenso el año pasado en la FEV --el Fábregas subió por la renuncia del Guadalajara--. "Es especial porque es en Superliga, pero el año pasado los dos estábamos más pendientes por el ascenso. Esta vez nuestros objetivos son diferentes y eso da más tranquilidad", asiente Paco Díaz, el incombustible técnico del Fábregas. "No nos puede influir que sea un derbi. Es un partido más que tenemos que ganar", reitera Milanov.

En lo deportivo, el Fábregas busca la primera victoria y el CAI Teruel, la segunda que les aleje de la zona de peligro tras una última derrota inesperada ante el Universidad de Granada. Para los de Zaragoza se presenta como una buena oportunidad para adelantar posiciones antes de tres jornadas decisivas (Vigo, Vecindario y Lleida) para la permanencia. Díaz mantiene la duda de Pablo Hebenstreit, su mejor hombre ofensivo, con problemas en la rodilla. Milanov no tendrá a Cocolina. "Para ganar tendremos que ser regulares, dar nuestra mejor cara y no venirnos abajo por errores propios como nos ha pasado hasta ahora", analiza Díaz, que apunta hacia el peligro del mexicano Martell (uno de los máximos anotadores de la categoría) y cuyo equipo ya venció a los turolenses en pretemporada (3-2). "No será igual. Nos conocemos bastante, pero nos tenemos que concentrar en nosotros. Hasta dentro de cuatro semanas no estaremos al mejor nivel, pero sí jugamos al 70% les deberíamos ganar", dice Milanov, que entrena a un Teruel que casi dobla en presupuesto al Fábregas Sport.

Más de cien integrantes, dos autobuses de la conocida como Marea Naranja de Los Planos --la afición más numerosa de Superliga-- estarán presentes en Salduba, donde se espera atraer a 400 aficionados. El Fábregas ha elevado el precio a diez euros (nueve en cajeros Ibercaja), medida que no ha gustado en Teruel, pero que en Zaragoza se justifica para incentivar la compra de abonos para toda la temporada (25 euros).