Dice un refrán que lo que funciona no hay que tocarlo, una lógica que tan bien se puede aplicar al fútbol y que Víctor Fernández medita hacer mañana en el partido ante el Betis en La Romareda (20.00 horas). Es decir, que el entrenador dispondría el mismo once de inicio ante los andaluces que el que ganó en Anoeta a la Real Sociedad en la última jornada de Liga. La apuesta, de confirmarse, implica que Sergio García mantendrá su plaza en ataque junto a Diego Milito, pese a que Ewerthon ya está recuperado de la microrrotura de fibras en el biceps femoral derecho, y que Celades y Zapater volverán a formar un doble pivote que dejará a Ponzio de nuevo en el banquillo y a D´Alessandro y a Aimar más cerca de los carriles derecho e izquierdo en la medular, aunque con libertad de movimientos.

Pero sería la decisión de dejar a Ewerthon en la suplencia la más llamativa. El brasileño, que tuvo un comienzo irregular con Víctor Muñoz el año pasado, se ganó su titularidad a base de goles y sólo se bajó de ella por las rotaciones cuando más se cargó el calendario. Esta temporada, con Víctor Fernández, también arrancó como indiscutible y mantuvo sus números como goleador, con dos dianas en cinco partidos, antes de caer lesionado ante el Levante. En Anoeta fue baja y Sergio García llamó con fuerza a la titularidad, como lo hizo antes aprovechando la ausencia por lesión de Diego Milito.

Sergio García acumula un gol en la Liga y tres asistencias y su fútbol combinativo puede ser más útil para desarmar al Betis que el más directo que realiza Ewerthon, que además se reincorporó a los entrenamientos esta semana y tan apenas ha trabajado con el grupo. Otra razón de peso para que el ariete brasileño esté mañana en el banquillo y su regreso al once titular se produzca en Alicante, ante el Hércules en la Copa del Rey, el próximo miércoles.

Mientras, el jugador brasileño no quiso ayer alimentar ningún debate. "Estoy bien y recuperado de la lesión, pero la decisión de si juego o no es del entrenador. A mí, como es lógico, me gustaría hacerlo. La competencia siempre es buena y por eso también podría contar con otro compañero en mi lugar. Esto siempre puede provocar un dolor de cabeza para el técnico, pero yo tengo que respetar sus decisiones y hacerlo bien cuando me ponga ", dijo Ewerthon, que tras finalizar la sesión ayer se quedó haciendo salidas en velocidad para seguir con su puesta a punto.

PONZIO, RESIGNADO Si en el duelo entre Ewerthon y Sergio García por una plaza aún puede haber margen para una sorpresa, no la hay en cuanto a la titularidad de Celades, que volverá a dejar en el banco a Leo Ponzio y formará en el doble pivote con Alberto Zapater. "Yo siempre confío en jugar. Creo que las cosas salieron bien en Anoeta, ya que no pasamos ningún agobio. El equipo estuvo bien con esa variante táctica, jugamos diferente a lo que llevábamos haciendo y funcionó, pero no sé si el entrenador la va a mantener", dijo Celades.

Ponzio, tras su suplencia ante la Real Sociedad, tiene asumido que volverá a quedarse en el banquillo mañana contra el Betis. "El equipo lo hizo bien Anoeta y por eso no sería nada raro que jugaran los mismos el sábado", comentó el futbolista, que reconoció que cuando no se juega siempre "te sientes molesto por dentro", pero explicó que eso no debe influirle anímicamente. "Yo lo que debo hacer es tratar de revertir esa molestia y por eso no tengo que enfadarme ni con los compañeros, ni con el técnico, ni con nadie. Estoy tranquilo, porque sé que el entrenador confía en mí y porque estoy seguro de que tendré más oportunidades de jugar", dijo.

Mientras, la plantilla se entrenará hoy, a partir de las 10.00 horas, en las instalaciones de la Ciudad Deportiva y Víctor dará la citación para el partido ante el betis, donde es baja segura por lesión Cuartero.