Ni los 31 puntos de Gómez, con 7 triples y 37 de valoración, le sirvieron ayer al CAI Huesca para impedir una nueva derrota, la sexta seguida ante el Cibo Lliria. El equipo de Toñín Ara sigue sin conocer la victoria y en barrena en el inicio de la LEB-2. Ayer, se fueron defensivamente del partido en el segundo y tercer cuarto (28-55), parcial con el que su rival, con grandes procentajes de tiro (63% de dos y 45% de tres) y un mejor banquillo (7-52 en puntos), se rehizo de un mal arranque (25-18) y contuvo la reacción local.