Barcelona y Santi son dos razones contundentes para pensar en una vida mejor. La victoria del pasado martes en el Palau (3-4) y la vuelta del gran capitán rodean de un optimismo creciente el retorno del DKV Seguros al Príncipe Felipe. Enfrente estará el Caja Segovia (18.00) y detrás de él una victoria que abriría un mundo de oportunidades para el conjunto de Carlos Sánchez. Escapar al galope de la zona de permanencia y acercarse a la frontera del playoff será el premio de un triunfo que confirmaría la mejoría del grupo.

Ganar por primera vez en la temporada fuera de casa ha supuesto una inyección de moral en el corazón del DKV Seguros. El tanto de Kel con el encuentro agonizando supuso un triunfo que revitaliza las ansias de los zaragozanos por no solo pensar en la permanencia y estirar el cuello en busca de posiciones más cómodas en la División de Honor. Al éxito de Barcelona se une la buena segunda parte realizada ante el Vigo (se pasó de un 1-6 a un 6-6) en el último choque en Zaragoza como síntomas de que el trabajo fructifica.

A este cúmulo de sensaciones se añade el impulso que supone el retorno a las pistas de Santi Herrero. El capitán ha superado sus problemas físicos y estará a disposición del técnico, que tendrá una tarde especial al medirse con su exequipo.

UN RIVAL HERIDO Una Liga, una Copa de Europa, una Intercontinental, tres Copas de España y tres Supercopas, todo ello conseguido entre 1997 y 2000 son un palmarés envidiable para cualquier equipo e inalcanzable hoy por hoy para el propio Caja Segovia. Sin embargo, tras varias temporadas en el pozo, este año, el cuadro de Miguel Rodrigo ha mejorado y es quinto. A Zaragoza llegan debilitados por la ausencia por lesión de sus dos máximos goleadores, los brasileños Guga (7 goles) e Igor (6 goles) y también será baja el argentino Diego.