El mensaje de abrir brecha con la zona baja de la tabla y vivir cerca de las puestos que dan billete a Europa ha calado hondo en la plantilla zaragocista. "Si queremos aspirar a estar arriba no podemos fallar en casa. Con eso y sumando victorias fuera como la de Anoeta estaremos en una buena clasificación al final seguro, aunque ahora lo más importante es abrir brecha, marcar diferencias con los que vienen detrás", señaló el guardameta César Sánchez, que hoy cumple 50 partidos como zaragocista.

El portero espera un enemigo duro, al que no le hace justicia su puesto con la plantilla que posee. "El Betis es un buen equipo, pero han vivido muchos cambios en el verano y no son fáciles de asimilar. Algo parecido nos ha pasado a nosotros, aunque hemos empezado mejor. Han llegado jugadores nuevos, otro entrenador y a ellos no les ha sonreído la suerte con un par de resultados buenos", dijo César, que pidió un rival más abierto que los que hasta ahora han pisado La Romareda. "Ojalá sea así, porque somos un equipo hecho para atacar, con una mentalidad ofensiva. Tampoco creo que salgan muy alegres. Intentarán conservar algo, como es normal cuando se juega a domicilio".

ELOGIOS AL RIVAL También Celades insistió en la capacidad del rival que llega hoy al estadio zaragocista. "El Betis tiene unos objetivos parecidos a los nuestros y por lo tanto aún hay otro motivo más para ganar. No han tenido un arranque positivo, pero poseen buenos jugadores. En el fútbol al final se impone la lógica y seguro que irán para arriba, aunque esperemos que no sea en La Romareda", explicó.

Celades, que mantendrá su plaza en la medular junto a Zapater tras ser titular por primera vez en Anoeta, mira con optimismo al futuro: "Sólo pensamos en hacer un buen encuentro y ganar. Estamos en el camino correcto y somos conscientes de que se puede hacer algo bonito en este curso", concluyó.