La histórica jaqueca que padece el Mann Filter cuando se aproxima a Galicia debe ser hoy una anécdota en Vigo (18.00). El imponente estado de forma con el que ha comenzado la temporada el cuadro de Pedro Martínez debe superar estas supersticiones. Las dos victorias en dos partidos, cuando se ha construido un equipo modesto con la permanencia como meta, no deben cegar a nadie, pero sí sirven para aplaudir el trabajo hecho por técnicos y jugadoras y para confiar en el Mann Filter.

La clave de otro éxito, otro pasito hacia la salvación, será no salirse de la línea de humildad y trabajo colectivo que está caracterizando a este Mann Filter. Todas juegan para todas, no hay galones, no hay estrellas, sino roles definidos. La defensa volverá a ser desequilibrante. Parar a Torrens (12 puntos y 10 rebotes) y De Souza (11 puntos y 8 rebotes) será la primera faena. Luego en ataque, confiar en Palomares, Hernández... y en la que se suba al carro. Mercadal es baja y Ouviña viaja.