El jugador argentino tuvo que ser sustituido ayer en el descanso del partido contra el Betis y es baja prácticamente segura para el encuentro de ida de Copa ante el Hércules el miércoles y duda para el choque liguero en el Calderón frente al Atlético. Aimar sufrió un esguince leve en la rodilla izquierda. "Tengo un poco de dolor, pero supongo que el martes ya podré entrenarme", dijo el futbolista, que, sin embargo, añadió: "No parece que vaya a ser nada importante, pero quizás tenga problemas para jugar en Alicante. Me molestaba mucho y por eso no he podido salir en la segunda parte".

Aimar, según sus propias palabras, tiene previsto someterse mañana a algunas pruebas médicas para determinar el grado del esguince que padece en la rodilla izquierda. "Supongo que el lunes me harán algunas pruebas y que entonces me dirán que no tengo nada grave. En ese momento ya podré probar para ver cómo estoy verdaderamente", afirmó el mediapunta zaragocista. Por otra parte, Sergio García, que fue relevado por Ewerthon en el minuto 70, sufre una ligera sobrecarga en un gemelo, "pero no es nada importante", comentó el delantero catalán tras el encuentro.