Fantástica primera mitad local, con un juego de altos quilates que provocó aplausos en la grada. Sin embargo, en la segunda manga, el equipo se deshizo incomprensiblemente del control del esférico, metiendo en el partido a su oponente.