Al final tuvimos que sufrir un poco para ganar, pero creo que el triunfo es merecido", afirmó ayer Diego Milito, que fue el autor de los dos goles marcados por el Real Zaragoza en el partido contra el Betis. "Estoy muy contento por la victoria y por haber podido mantener mi buena racha ante el gol. Ojalá que siga mucho tiempo en esta línea", dijo el delantero argentino, quien añadió: "Hicimos un gran primer tiempo, pero en el segundo cometimos muchos errores y quizás acusamos un poco el cansancio. Debemos seguir buscando el equilibrio, pero lo más importante es que se ha ganado".

Todos los jugadores del Zaragoza se expresaron en términos similares. Destacaron la importancia del triunfo y el buen juego desplegado por el equipo en el primer periodo, pero se lamentaron de la pobre imagen ofrecida tras el descanso. "No tenemos que quedar con el resultado y sobre todo con el fútbol realizado en el primer tiempo", aseguró Gaby Milito, que comprendía que los aficionados se hubieran marchado un poco decepcionados de La Romareda por el mal juego de la segunda parte. "La gente, con el marcador a favor y con un jugador más, esperaba que se pudiera repetir lo del primer periodo, pero no lo pudimos hacer. Tras el descanso no jugamos bien, pero supimos amarrar los tres puntos y eso es lo importante. Mejorar desde las victorias siempre es más fácil", dijo el defensa.

En el Betis uno de los jugadores más tristes era Edu, que, además de perder, fue expulsado injustamente al final de la primera parte por entender el colegiado Rodríguez Santiago que había dado un codazo a Juanfran. "En el descanso he hablado con el árbitro y me ha dicho que quizás se había equivocado, pero ahora ya no tiene solución. Es una pena porque esa acción nos ha perjudicado. En la segunda parte, pese a jugar con uno menos, hemos dominado el partido y hemos podido sacar algún punto", comentó el futbolista del Betis.