El Forcusa Huesca perdió su condición de invicto lejos del Palacio de los Deportes en la pista de un recién descendido y aspirante a regresar a la Asobal, el Cangas pontevedrés, aunque los jugadores que dirige Serguei Bebeshko tuvieron la última posesión del partido para llevarse un punto, cosa que no consiguieron por la férrea defensa local. El conjunto oscense ofreció una buena imagen, la que acostumbra lejos de casa y que, de momento, le está manteniendo en la zona tranquila de la tabla.

El choque fue muy igualado, con mínimas ventajas, casi siempre a favor de los locales, fruto de la gran concentración que exhibió el Forcusa. El francés Sayad era el más incisivo del Cangas, el que más daño hizo a los oscenses durante la primera mitad, así que los azulgrana salieron en la segunda parte dispuestos a frenarle. Lo consiguieron, pero los gallegos no dejaron de asumir el mando del partido.

El Forcusa peleó hasta el final pero no logró neutralizar la ventaja gallega. La última posesión del encuentro, ya con 31-30 en el marcador, correspondió a los hombres de Bebeshko, pero las continuas faltas del Cangas impidieron siquiera que los aragoneses pudieran lanzar a puerta.