El Levante mereció la victoria ante un Villarreal que no acaba de salir de su bache, y al que le pesó la responsabilidad de tener que llevar la iniciativa. Los grana se adelantaron y pudieron sentenciar, pero Jonathan empató en el primer balón que tocó.