Pablo Aimar se perderá el partido de la Copa del Rey con el Hércules y tampoco es seguro que pueda jugar el domingo contra el Atlético de Madrid (21.00 h. Canal +), en la Liga. Ahora mismo su concurso es bastante dudoso para ese encuentro. "Me gustaría jugar en el Calderón, pero todo dependerá de la evolución que tenga. Habrá que esperar", reconocía ayer el centrocampista. Aimar sufrió un leve esguince en la rodilla izquierda ante el Betis, por lo que tuvo que ser relevado en el descanso, y, pese a que la lesión no es grave, sí que es muy dolorosa. "Por eso no puede seguir jugando el sábado, tenía mucho dolor y preferí quedarme fuera", afirmó el jugador.

El futbolista argentino acudió ayer por la mañana a las instalaciones de la Ciudad Deportiva con el resto de la plantilla y estuvo presente en la charla realizada por Víctor Fernández antes del entrenamiento, pero después no se ejercitó con sus compañeros. Hoy tampoco tiene previsto entrenarse y quizás lo haga suavemente el miércoles. Pablo Aimar aseguró tras el partido con el Betis que a lo largo de hoy se sometería a algunos pruebas médicas para determinar el grado del esguince que padece en la rodilla izquierda, pero tampoco es seguro que se las hagan. Aimar dejó ayer la puerta abierta a esa posibilidad, pero después, Jesús Villanueva, médico del conjunto zaragocista, afirmó que "de momento no le vamos a hacer pruebas a Aimar".

VÍCTOR, A LA ESPERA Mientras tanto, Víctor Fernández confía en contar con el concurso de Pablo Aimar para el choque liguero frente al Atlético de Madrid. "Aimar tiene muchas ganas de jugar contra el Atlético y yo espero que pueda hacerlo. La intención es recuperarlo para ese encuentro", afirmó Víctor Fernández tras finalizar la sesión realizada en la Ciudad Deportiva. La participación del centrocampista argentino en ese partido puede ser muy importante para que el Real Zaragoza consiga algo positivo en la visita al estadio Vicente Calderón.

Por otra parte, César Jiménez, que sigue tratando de ponerse a punto tras su última operación de rodilla, estuvo trabajando en el gimnasio. El defensa alterna este trabajo con los entrenamientos en el campo. Todo hace indicar que su reaparición de va a retrasar más de lo previsto.