Mal se le están poniendo las cosas al Casetas tras perder ante el Andorra de los conocidos José Ignacio Soler, Gazo, Salas y el segundo entrenador, todos ellos muy recordados en San Miguel.

La primera parte fue nivelada, vistosa y con más ocasiones para marcar para los andorranos. Como en el minuto 26 que fue cuando Escalada abrió el marcador fruto de la insistencia y avisos continuados. El Casetas se defendió con contundencia, esperando a que se le acercara su oponente y salir a la contra.

Sin embargo, se produjo la expulsión rigurosa del defensa Lahoz en el minuto 39 y ésto fue determinante para el resto del partido. Seba se jugó el pie en el minuto 42 y consiguió con sutileza el 0-2 con el que se llegó al descanso.

Si en otros partidos habíamos visto al Casetas corretón y con moral, nada más comenzar la segunda parte lo vimos apático, rendido y con poco potencial ofensivo, lo que aprovechó el Andorra para endosarle el 0-3 en el minuto 66, lo que supuso una losa difícil de levantar. Para más desgracias, se lesionó de cierta gravedad en la clavícula Arribas y tuvo que ser evacuado en ambulancia a un centro asistencial.

CUATRO MINUTOS LOCOS Cuando los locales eran incapaces de llegar ante el portal de Luis y los visitantes se notaban conformados por el marcador tan favorable y por el buen partido que habían desarrollado, se llegó al tiempo reglamentario y en cuatro minutos se volvieron ambos locos y se marcaron tres goles: Alonso marcó el del honor para el Casetas, Seba transformó de penalti una clara mano sancionada y Félez estableció el definitivo 1-5 en el minuto 93.

Al salir del campo, todos coincidían en que el Casetas no debe bajar los brazos y que debe unir sus fuerzas y elementos para superar la crisis y que el Andorra había dado una buena sensación que le hará jugar seguro los play-off de ascenso.