El Mallorca no tuvo ayer la fortuna de su lado al empatar a cero con la Real Sociedad tras estrellar tres disparos en el poste derecho del meta chileno Claudio Bravo, en un partido que dominó con claridad ante un rival que jugó la última media hora con diez por la expulsión de Gerardo García por una durísima entrada sobre el local Basinas.