A la tercera ya no pudo ser. El Mann Filter perdió ayer el primer partido de la temporada en la pista del Celta de Vigo después de haber ganado los dos primeros encuentros de la competición: en Canarias y en casa ante el Burgos. El equipo que dirige Pedro Martínez comenzó muy bien el encuentro. Tanto que el primer cuarto lo acabó por delante (15-19). Sin embargo, desde ese momento, las locales impusieron el ritmo de juego y ya no lo soltaron hasta la conclusión: al descanso el marcador ya se había dado la vuelta (37-34) y a la conclusión del tercer cuarto la desventaja era de once (55-44). La reacción final no fue suficiente.