El Sevilla FC sufrió mucho, más de lo que se esperaba cuando al descanso el partido iba con un 2-0 a su favor, pero, finalmente, se impuso por 2-1, ante un rival con fe como el Gimnástic de Tarragona, y sumó tres puntos que le sirven para seguir entre los mejores de la Liga. El conjunto catalán no se escondió en ningún momento y pudo puntuar.