Pese a la apartente comodidad del resultado, el Zaragoza tuvo que esperar hasta el segundo tiempo para solventar el encuentro ante un San Gregorio que fue el mejor equipo que ha pasado por la Ciudad Deportiva hasta la fecha.

La primera mitad fue bastante entretenida, con dominio alterno y ocasiones para ambos equipos. Cualquiera hubiera podido adelantarse en el marcador, pero se llegó al descanso sin goles.

En la segunda mitad, el Zaragoza empezó a imponerse y dominó el encuentro. Le costó algo más de un cuarto de hora encarrilar la contienda. Así, los locales rompieron el partido con dos goles en cinco minutos. Fue en dos acciones a balón parado: primero Edu García remató un saque de esquina y después Ramiro hizo lo propio.

De esta forma, los locales se pudieron tomar con más calma los minutos restantes y esperar el momento para apuntillar definitivamente a un San Gregorio que había sufrido un golpe demasiado fuerte. Así, cuando quedaban cuatro minutos para el final, el equipo local redondeó el resultado en una jugada por banda cuyo envío al segundo palo remató Edu García.