La mala suerte está persiguiendo al DKV Seguros Zaragoza desde la pretemporada en forma de lesiones. La de Eka se unió este sábado a las ya anteriores de Marcelinho y Vassoura para dejar al equipo prácticamente en cuadro. El ala-pívot brasileño, que estaba siendo clave en el despegue goleador y de juego de los pupilos de Carlos Sánchez en las primeras jornadas del campeonato, se somete hoy a la resonancia magnética que reafirmará o no el diagnóstico inicial del doctor Gasca a pie de pista, quien estimó que la dolencia podía radicar en el menisco del jugador. En caso de que se confirme la rotura del menisco, Eka podría estar alrededor de dos meses alejado de las canchas de juego.

La lesión se produjo en el minuto cuatro del partido ante el Caja Segovia, cuando el marcador señalaba 1-0 para los locales. El carioca chocó con un rival en la disputa de un balón dividido, y ambos cayeron al suelo. Eka enseguida se echó mano a la rodilla derecha, y, tras una primera exploración sobre el terreno del doctor Gasca, volvió al parqué para intentar continuar en el partido. Sin embargo, la rodilla de Eka no pudo aguantar, las molestias aumentaron y el jugador tuvo que retirarse al vestuario.

El brasileño siguió el resto del partido desde la grada, y con evidentes gestos de dolor y preocupación por el posible alcance de su lesión, vio cómo el Caja Segovia empataba el encuentro en el último suspiro. "Esperemos que no sea nada grave --señala Carlos Sánchez--. Eka estaba siendo decisivo, y la verdad es que una lesión grave nos trastorcaría mucho el equipo". Edson Marques Eka estaba destacando por su calidad técnica en el ataque, convirtiéndose en el máximo anotador del conjunto zaragozano con ocho tantos en otras tantas jornadas.