Una veintena de hinchas resultaron heridos ayer en violentos enfrentamientos entre los seguidores del Panathinaikos, entrenado por Víctor Muñoz, y el AEK de Atenas, dirigido por Serra Ferrer, poco antes del inicio del partido de Liga en las afueras el estadio olímpico de la capital griega. Los disturbios se trasladaron luego al interior del campo, donde había 40.000 personas. EFE