Una es alta, rubia, polaca y recién llegada al equipo. La otra es algo más bajita, castaña, madrileña y afronta su segundo año en el Mann Filter. Entre Marta Dydek y Paula Palomares suman casi la mitad de los puntos con los que el equipo aragonés ha arrancado la Liga (91 de 212) y se han convertido en los pilares sobre los que el cuadro de Pedro Martínez ha obrado su transformación.

Mucho ha cambiado el Mann Filter en un año y mucho han mejorado los números de ambas, que se han convertido en la clave de ese cambio. Doce meses atrás, el equipo se vio sumido en una espiral de problemas y malos resultados que ya es simplemente un mal recuerdo. Ahora ha arrancado la Liga con la seguridad que dan dos victorias en tres partidos y con la garantía de contar con Marta y Paula a pleno rendimiento.

Marta Dydek fichó en verano del 2004 por el Ros Casares valenciano, donde está su hermana Margot. La mayor de las Dydek es la jugadora más alta de la actualidad y la octava de la historia con sus 2,15, mientras que Marta es un poco más pequeña, en edad y en estatura (1,95). Ambas juegan de pívot y el Ros ya tenía otras dos jugadoras en esa posición, así que decidieron prestar a Marta al Estudiantes el año pasado y, este, al Mann Filter hasta diciembre.

Números multiplicados

En el equipo zaragozano están encantados con ella. Suma 40 puntos en tres partidos y, pese a su altura y posición, no le tiembla el pulso para intentar encestar desde la línea de 6,25. De hecho, sus dos triples ante el Gran Canaria en la jornada inaugural resultaron decisivos para la victoria (81-84). Sus cifras con la camiseta amarilla son ya mucho mejores que las de la pasada campaña en el Estudiantes. Allí promedió 3,5 puntos por partido y ahora las cuentas dicen que logra más de 13 por encuentro.

Paula Palomares vive su segunda temporada en Zaragoza. La pasada fue irregular y complicada para ella, pero en esta ya ha comenzado a enseñar toda la calidad que atesora. Es la máxima anotadora del equipo (51) y sus números se han multiplicado en comparación con la temporada anterior, en la que fue de menos a más. El año pasado promedió 9,2 puntos por partido y una valoración de 4,9 por partido y 0,16 por minuto. En tres encuentros de la 2006-07 lleva 17 puntos por partido, con 12 de valoración por encuentro y 0,4 por minuto. Es eficaz de dos y de tres y casi infalible desde la línea de personal, donde solo ha errado un lanzamiento de los 16 de que ha dispuesto. Han intentado frenarla con 17 personales.

Al buen momento de las dos hay que añadir el gran trabajo de Lelas bajo el aro (12 rebotes defensivos) o las importantes aportaciones de Mayte Checa, Silvia Hernández o Cindy Lima para encontrar la explicación al cambio experimentado por el Mann Filter. El equipo comenzó la Liga con aspiraciones modestas y ahora se encuentra con la posibilidad de asentarse en la zona de playoff.