El laboratorio nacional de Francia, que analizó las muestras del Tour 2006, tuvo constancia dos días antes de la finalización de la ronda de la existencia de un positivo por testosterona cuando aún Óscar Pereiro era el líder. La toma correspondía a un corredor que pasó control en la etapa del jueves 20 de julio que finalizó en Morzine. Este ciclista era Floyd Landis, vencedor en París, aunque el centro analítico ignoró siempre la paternidad de la orina.

Según se desprende de los documentos oficiales que Landis ha expuesto en su web oficial (floydlandis.com), su orina llegó al laboratorio de Chatenay-Malabry, ubicado a las afueras de París, con el código 995.474. Esta numeración era la única referencia con la que trabajó el centro analítico que, sin embargo, tenía constancia de que la muestra procedía del Tour y que se había tomado en la meta de Morzine, en los Alpes, en la etapa donde Landis realizó la exhibición que luego le recompensó con el fugaz triunfo.

LOS CONTROLES Aquel día pasaron control cuatro corredores: el vencedor de la etapa y máximo candidato a la victoria final, Landis; Pereiro, por lucir todavía el jersey amarillo, y otros dos participantes elegidos al azar. Por lo tanto, según los más sencillos cálculos matemáticos, existía la posibilidad de que la orina perteneciera en un 50% a uno de los dos corredores que ocuparon las primeras plazas del podio en París y en un 25%, al ganador de la carrera.

El Tour finalizó el domingo, 23 de julio. El equipo Phonak, cuyo jefe de filas, luego despedido, era Landis, comunicó el jueves, día 27, que el vencedor del Tour había dado positivo por testosterona y que había solicitado el pertinente contraanálisis. La Unión Ciclista Internacional (UCI) informó 24 horas antes --miércoles, 26 de julio-- de la existencia de un positivo. El laboratorio de París comenzó a analizar la orina de Landis el viernes 21 de julio, a las 9.30. A las 18.44 de ese mismo día se empezó a comprobar que existía un nivel de testosterona superior al permitido.

Ninguna de las fuentes consultados por EL PERIÓDICO ha podido verificar que la UCI, el Phonak o la dirección del Tour estuvieran al tanto de esta trascendental irregularidad. Sin embargo, el sábado 5 de agosto, cuando el laboratorio de París comunicó que el contraanálisis también era positivo, José Miguel Echávarri, mánager del Caisse d´Epargne, el equipo de Pereiro, mostró su queja por la tardanza en hacer público el resultado del control de Landis.