Víctor Fernández dio por bueno el resultado, dado que el Zaragoza tendrá la oportunidad de resolver la eliminatoria en La Romareda. "Hemos hecho méritos para lograr este resultado. Todo queda abierto para el encuentro de casa", afirmó el técnico aragonés. El juego no fue lo más reseñable y Víctor apuntó a la intensidad, la ausencia de ella en su equipo y su explotación por parte del Hércules, para explicar el inicio del duelo. "En la primera parte hemos tenido desajustes defensivos y nos ha costado darle velocidad al balón y al partido. Lo hemos equilibrado en la segunda parte y hemos mejorado, teniendo más oportunidades, pero no han llegado más goles. Nos ha faltado intensidad en las dos porterías", declaró el preparador del Zaragoza.

El técnico subrayó la dificultad de la Copa, a pesar de la diferencia teórica con respecto a un equipo de Segunda. Dio un vistazo a los marcadores de ayer para razonar su postura. "Para pasar hay que jugar bien. Solo el Valencia y el Sevilla han ganado, el resto hemos empatado o perdido, incluso contra conjuntos de Segunda B. Pero en el fútbol actual, jugar una eliminatoria a dos partidos favorece al equipo de Primera, pero hay que disputarla porque todos los rivales son muy competitivos", aseveró el zaragozano, que insistió en que estos primeros cruces son muy complicados: "Luego cuando juegas la final no te acuerdas de contra quién se jugó, pero son en las que más se sufre", completó el técnico.

NO CORRER RIESGOS Sobre la lesión de Alberto Celades en la pierna izquierda, Víctor no se atrevió a decir que el andorrano jugará en el Calderón el domingo. "Ha sentido unas molestias en la carrera en el recto anterior. Era una tontería forzar para correr algún riesgo", afirmó el técnico del Zaragoza.