El Tour quiso homenajear hace 10 años a Miguel Induráin. Todo el mundo esperaba contemplar la imagen del pentacampeón de la ronda francesa luciendo el jersey amarillo por las calles de Pamplona. La alegría se convirtió en llanto. Los ciclistas atravesaron la frontera entre Francia y Navarra a través de las durísimas cuestas del Larrau. Allí se quedó clavado Induráin. Allí acabó de sepultar las pocas opciones que le quedaban para conseguir la sexta victoria consecutiva en París.

Al Larrau retornará la grande boucle en el 2007. Será una incursión por la Navarra de Induráin, en la jornada reina de la próxima edición, en el último día por unos Pirineos que se presentan mucho más selectivos y complicados que los Alpes, en un recorrido que se presume más montañoso que en años anteriores. El Tour 2007 comenzará el 7 de julio en Londres, en un prólogo que servirá para homenajear a las víctimas de los atentados terroristas del 2005, justo el día en que se cumplen dos años de la barbarie en el metro.

Hasta ahora nunca la ronda francesa había partido del Reino Unido. La carrera también hará una incursión en Bélgica, y después, al final de la primera semana, sin contrarreloj por equipos nuevamente, encarará los Alpes, con tres etapas y una jornada de descanso entre medio. Destaca en la cordillera alpina la inédita llegada a Tignes.

Todos los rumores apuntaban hacia el Mont Ventoux, pues el próximo mes de julio se cumplen 40 años de la muerte de Tom Simpson ascendiendo el Gigante de Provenza. Sin embargo, no corren tiempos para homenajear a un ciclista fallecido como consecuencia del dopaje. La muerte de Simpson significó la instauración de los controles de orina. Entre los Alpes y los Pirineos, el Tour se bañará en el Mediterráneo, antes de la primera contrarreloj larga, en Albi, cerca de Toulouse.

Llama la atención la decisión de eliminar una contrarreloj individual la primera semana. Esta etapa está entre los Alpes y los Pirineos, igual que en el 2003, en el Tour del centenario, en el que Ullrich puso a Armstrong contra las cuerdas.

PIRINEOS EN FIN DE SEMANA También se recupera la costumbre de ascender a los Pirineos en fin de semana, una situación que se desestimó hace un año con el fin de evitar que la presencia de público desbordase a la organización. En los Pirineos habrá dos llegadas en alto. Allí se jugará la suerte de un Tour, que, por ahora, no tiene pronóstico. Pereiro y su compañero de equipo Valverde estarán entre los favoritos. "El próximo año veremos un Pereiro distinto corriendo en el Tour", avisó Echávarri, mánager de Illes Balears.