El Madrid vuelve a ganar con el escudo. Eso es lo que parece creer su presidente, Ramón Calderón, que después del triunfo ante el Barcelona ha decidido dejarse llevar por una corriente populista y regalar los oídos de cuanto aficionado madridista se le cruza en el camino. El dirigente blanco da por ganado el partido de hoy contra el Nástic y ya programa las celebraciones de todos los títulos en juego. El propio Fabio Capello tuvo que intentar atajar ayer tanta desmesura.

"Vamos a ganar fácil el sábado. Lo mejor es lo que ocurrió en Bucarest frente al Steaua, lo que pasó con el Bar§a y lo que pasará en Tarragona", dijo Calderón el jueves por la noche en Guadalajara ante una entregada claque de peñistas, que redoblaron sus vítores y aplausos cuando el presidente del Madrid proclamó que ya toca todos los títulos de la temporada: "Vamos a organizar una caravana gigante. Primero en mayo, en La Cibeles, con la Copa de Europa; en junio, por la Liga, y en julio, por la Copa del Rey".

RETROCESO A Capello, que conoce mejor que su jefe el terreno que pisa, no le ha caído bien tanto triunfalismo injustificado cuando hace justo dos semanas los que ganaron al Bar§a bordearon el ridículo en Getafe. El técnico italiano sabe que un retroceso mínimo en la actitud de los jugadores, como consecuencia de un complejo de superioridad inaceptable, puede resultar fatal ante un rival que ve este partido como una oportunidad única para tomar el pulso de una vez a la categoría.

"En el fútbol nunca se puede decir que vas a ganar fácil. Hay muchos factores que pueden impedirlo. Mi experiencia me dice que nunca se puede ganar con facilidad", afirmó el técnico italiano, mucho más realista que su presidente. "Hay que esperar siempre a ganar los títulos. He dicho que somos competitivos y que ahora hemos vuelto a ser un equipo, que es lo más importante", añadió.

El entrenador madridista no quiere pensar que sus jugadores opinan lo mismo que Calderón porque no tienen ningún motivo para ello a la vista de su historia reciente. "El peligro existe siempre. Se mira a la tabla clasificatoria y te relajas. El Nástic va a jugar al 110% y nosotros tenemos que hacerlo también con muchas ganas, muy concentrados, si no queremos llevarnos un disgusto", manifestó Capello.

RENOVAR A BECKHAM Sí se mostró de acuerdo con el primer mandatario en la conveniencia de renovar a Beckham, que acaba contrato el próximo 30 de junio. El inglés, suplente habitual en los últimos tiempos, se quedó fuera de la convocatoria a causa de una contractura muscular como consecuencia de haber jugado con molestias el partido de Copa en Écija. Salgado ya se entrena con sus compañeros, pero todavía no ha alcanzado el tono adecuado. Cuando lo haga, tendrá complicado desplazar a Ramos del lateral derecho. Capello repetirá la formación titular que jugó contra el Bar§a.

No podrá hacer lo mismo Luis César, ya que el Madrid, escarmentado, impide por contrato que Portillo sea alineado esta temporada. El entrenador del conjunto catalán no parece muy preocupado por esta circunstancia y confía incluso en que Makukula resulte más intimidatorio para la defensa blanca.

Para el técnico gallego no es ninguna utopía pensar en el triunfo, que sería el primero en casa. "Estoy convencido de que será nuestro día. Tenemos orden, calidad, sacrificio y futbolistas. Si todo eso lo enchufamos a 220 voltios, el Nástic será equipo de Primera".