"He pasado tres o cuatro días muy duros tras la operación, pero ahora, después de estar con mis compañeros, ya veo las cosas de otra manera. Eso es fundamental y ya se me ha pasado el bajón anímico. Me queda un día menos para volver a jugar". Así se manifestaba ayer Luis Carlos Cuartero, capitán del Real Zaragoza, que la semana pasada fue operado de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda y lo más probable es que sea baja para el resto de temporada. Cuartero acudió ayer por primera vez a la Ciudad Deportiva después de la intervención para empezar a ser tratado por los fisioterapeutas del equipo.

En esos malos momentos que ha pasado tras ser operado de esa grave lesión, Luis Carlos Cuartero no se ha sentido solo. En todo momento ha notado el apoyo de sus allegados y de las personas del club. "Quiero agradecer a mi familia, al club, a los directivos, al cuerpo técnico y a mis compañeros y amigos todo el cariño que he recibido. Esto siempre te ayuda cuando notas el dolor y tratas de sobreponerte moralmente", reconoce el defensa.

El capitán zaragocista finaliza su contrato el próximo 30 de junio, pero el Zaragoza ya le ha ofrecido la renovación. Agapito Iglesias, consejero delegado y accionista mayoritario de la entidad, se puso en contacto con Cuartero el mismo día de la lesión para comunicarle que iban a seguir contando con él. "Ahora solo pienso en recuperarme, pero mi idea siempre ha sido renovar. Agapito Iglesias se ha portado de forma fenomenal conmigo. Siempre es bonito tener el respaldo del club", explicó el jugador aragonés.

Luis Carlos Cuartero sabe que es muy difícil que vuelva a jugar esta temporada, pero no pierde la esperanza y confía en recuperarse antes de lo previsto. "Mi intención es jugar todavía algún partido esta temporada y espero conseguirlo. Ilusión no me va a faltar", afirmó el capitán zaragocista.