Después de dar un último mensaje autocrítico --Frank Rijkaard confesó ayer que no había puesto a los jugadores que estaban en mejor forma--, enredado en una extraña política de rotaciones, el Bar§a regresa hoy a la Liga con el Chelsea prácticamente a la vuelta de la esquina. Ante el Recreativo, el técnico ha preferido dar descanso a Zambrotta y a Messi, convaleciente aún del esguince de tobillo que sufrió en la visita al Santiago Bernabéu.

A Ronaldinho ("lo veo bien", dijo Rijkaard) y a Deco, en cambio, los hará jugar esta tarde para que recobren la forma antes de que José Mourinho, y el Chelsea, vuelvan el martes al Camp Nou. Antes aparece el Recreativo ("juega bien al fútbol, está organizado", advirtió el técnico), con Mario disfrutando de la titularidad. Aquel central que fichó el Bar§a, procedente del Valladolid, y del que poco se supo. Por si acaso, el Bar§a, que recupera a Belletti, no se fía tras sumar dos derrotas consecutivas.

LA VIDA NOCTURNA Esos tropiezos han destapado, de nuevo, comentarios sobre la vida nocturna de los jugadores del Bar§a. Rijkaard los despachó ayer con una frase contundente: "Siempre he dicho que uno debe saber el momento adecuado y espero que cuando alguien salga disfrute y que no sea para nada".

El Recreativo es consciente de la dificultad del partido pero también sabe que un triunfo supondría no solo un gran impuso en la tabla clasificatoria sino que tendría un importante impacto moral. El técnico del Recre, Marcelino García Toral, afirmó: "Va a ser un partido tremendamente difícil para nosotros y nadie va a descubrir ahora al Barcelona, que es uno de los mejores clubs del mundo".

Respecto a una posible crisis azulgrana, el técnico albiazul dijo: "Sonrío cuando hay gente que dice que el Barca esta en crisis por perder dos partidos consecutivos frente a dos de los mejores equipos del mundo; hay que mirar una trayectoria y el Barcelona tiene plantilla suficiente como para darle la vuelta a la situación".