El Amistad sigue con paso firme y cumplió los pronósticos que le daban como favorito en su encuentro ante el Durango. Durante el primer tiempo fue el Amistad el que tuvo la posesión del balón, jugando con mucha calidad en el toque y una profundidad que hacía mucho daño.

En la segunda parte, los de Gori Silva se fueron con descaro a por la victoria y su buen juego quedó plasmado en el primer tanto, una jugada con 20 toques antes de que Lafita rematara al fondo de la red. El gol de Fernández terminó de sentenciar un partido en el que los aragoneses pudieron volverse con un marcador aún más abultado, con un gol injustamente anulado y más claras ocasiones para marcar.