Rijkaard apostó por los habituales del año pasado, a excepción de los lesionados Etoo y Messi, y el Barcelona consiguió una contundente victoria ante el Decano que le reengancha a la senda de los buenos resultados, a costa de un Recreativo que no se arrugó en su visita al líder y le plantó cara desde el principio. De hecho, Calle metió el susto en el cuerpo a los azulgrana con un remate de cabeza a bocajarro en el minuto 2 que despejó Víctor Valdés con apuros.

El partido estaba espeso y el Bar§a no carburaba, hasta que mediada la primera mitad González Vázquez señaló un riguroso penalti por un leve agarrón de Mario a Gudjohnsen. Ronaldinho transformó la pena máxima y liberó de la presión del marcador al Bar§a, que a partir de ese momento empezó a desplegar su juego habitual, con fútbol de toque en el medio campo y entradas por los costados.

Precisamente fueron dos combinaciones por las bandas las que le peritieron redondear el marcador. Primero Silvinho le puso a Ronaldinho el segundo en la cabeza, y un nuevo testarazo de Xavi a centro esta vez de Belletti sirvió para cerrar el marcador.