La curiosa conexión formada por Zigic y Munitis en la delantera del Racing dio un merecido triunfo al equipo cántabro ante un Valencia que fue incapaz de remontar el tanto del menudo delantero al principio de la segunda mitad. Esta vez los atacantes racinguistas se cambiaron los papeles y fue el serbio quien puso un preciso centro que Munitis envió de cabeza al fondo de la red de Cañizares.

Hasta ese momento el Valencia controló el encuentro, aunque sin crear ocasiones claras de gol salvo un remate de Morientes en el minuto 20. Los cántabros no encontraban fisuras en la defensa de los de Quique, y el partido transcurría entre trabado y anodino, con una niebla por momentos espesa sobre el césped de El Sardinero. Así se llegó a la jugada clave en la que Munitis decidió el choque, tras la cual el Racing esperó agazapado para jugarle a la contra a un Valencia que no supo atacar y que solo realizó un disparo a puerta en todo el encuentro. Los de Quique se distancian a tres puntos del Barcelona en la cabeza de la tabla clasificatoria, mientras que el Racing toma aire al conseguir la primera victoria de la temporada en su propio terreno.